Cuando el amor no es suficiente.

Siempre pensé que el amor lo puede todo.

Que es imbatible. 

Que todo vale si es por amor.

Hasta que me dí cuenta de que no. Que no todo vale. Que el amor es solo una minúscula parte más de la felicidad.

Y que uno puede tener amor sin ser feliz. 

El amor no es suficiente para un para siempre, si olvidamos el respeto, la confianza, el hoy por ti mañana por mo que balanza sonrisas.

Porque al final resulta que el amor, es cuando tu felicidad surge de la felicidad del otro.

A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas

Sin querer querernos, nos odiamos. 

Aquel día pensé en correr hacia ti y besarte. Pero esquivaste el encuentro, quizá para poder controlar tus ganas de besarme.

Y entonces, durante meses pensé en esquivarte el día que corrieses hacia mí. Y pensé en no besarte. En girarte la cara y darle la vuelta a la tortilla. Y a tu vida.

Y así lo hice. Y fue tan perfecto que ya no habría vuelta atrás.

Que nuestros pensamientos se convertirían en misiles que aniquilarían nuestra historia y con ella, el recuerdo de las sonrisas que un día nos pintamos, sin querer, cuando no queríamos esquivarnos.

Y por no querer querernos, nos odiamos.

A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas

No me (re)conozco

Sofá, bragas, y peta en mano.  Sólo pienso en ti.

Ataco el papel en blanco.

No me late el corazón,  y no veo nada más que amores en el aire.

Sumo números cardinales y no me alcanzan los besos que me debes.

No me reconozco. 

Pintalabios rojo, pitillo y tacón, cerveza en mano.

Soledad entre risas.

Y no me reconozco, arrancandome tus recuerdos de la piel.

Me bajo las mareas, a duermevela. agua y arena.

Buscando cobijo en otros ombligos.
Me pierdo en mis maneras, en sus formas. 

Y no me reconozco aunque creo que ya he estado aquí, y que te recuerdo demasiado.

…Y que me olvido demasiado.
A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas