Pareces feliz

Ayer te pude ver. Pareces más feliz. 

Sonreías como en aquél París pero esta vez sin mi.

Apuro el paso para que no me atrape el recuerdo de ti y de mi.

Y me ato las ganas de encontrarte 

Te vi bailar una vez y

“Bailame algo” y bailé, al compás de tus caderas, una y otra vez, robandole el tiempo al reloj que marcaba el tiempo del adiós.

Y así decido guardarme tu recuerdo, esconderte a ti, en lo más profundo de mi con la esperanza de que me devores desde dentro.
Limpiar heridas con la venada que me pusiste en los ojos.

Sujetarme el corazón  con los lazos con lo que me ataste a la cama
“Juré contar nuestra historia,nunca decir la verdad”.

A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas

Anuncios

Nos enamoramos un rato 

Todos lo vieron venir..

Pero ni tú ni yo.

El universo hacia presagiar que lo nuestro iba a ser grande.

Y luego vinieron besos con otros acentos, y ombligos con otras formas pero ninguno  era tú.

Y volví  querer, y volví a guiñarme un ojo en las fotos.

Y todo aquello fue importante pero la vida ya no era de colores.

Y las olas siguen trayendo tu recuerdo a mis pies descalzos 

Cualquier idiota se daria cuenta. todos lo vieron venir. que iba a enamorarme ciegamente de ti. de ti, en pasado y en otros futuros. y, quizá , por ser tan obvio , nunca lo hice.
A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas

Cada día un poco más.

No la notas distinta? Cambiada , no sé , diferente.

Recuerdo su sonrisa al mirarte y sus ojos negros brillando al escuchar tus “te quiero”.

Recuerdo las mil y una estampas de vuestra felicidad. 

Fui testigo en silencio de que apostasteis fuerte. Erais los reyes.

Pero mírala, ya no sonríe y sus ojos siguen brillando pero ahora empeñados por las lágrimas que derrama a escondidas con la esperanza de que quizá,tú , no te des cuenta. Tú y solo tú, porque quienes la rodean ya saben lo que pasa.

No lo ves? No la notas diferente? 

Recuerdo cuando se enganchaba a tu cuello. Recuerdo las tortitas de domingo. Recuerda los viajes, los planes, los descaros tan suyos de los que te enamoraste.

Pero amigo, date cuenta, algo ha cambiado.

Y créeme, lo sé. 

Porque Yo también fui dueño de sus sonrisas. Y la perdí por creerme rey. Por pensar que nunca se iría. No supe ver que lloraba más de lo que reía y que los planes de escapada se habían convertido exactamente en eso, en su necesidad de huir de lo que no la hacia feliz. Pero no supe ver que no era el asfalto, ni los semáforos de la ciudad. Era yo, que no supe darme cuenta de que estaba diferente, de que se estaba yendo cada día un poco más.
A.

Página en Facebook: “>El Club de las Intensas