Cada día un poco más.

No la notas distinta? Cambiada , no sé , diferente.

Recuerdo su sonrisa al mirarte y sus ojos negros brillando al escuchar tus «te quiero».

Recuerdo las mil y una estampas de vuestra felicidad. 

Fui testigo en silencio de que apostasteis fuerte. Erais los reyes.

Pero mírala, ya no sonríe y sus ojos siguen brillando pero ahora empeñados por las lágrimas que derrama a escondidas con la esperanza de que quizá,tú , no te des cuenta. Tú y solo tú, porque quienes la rodean ya saben lo que pasa.

No lo ves? No la notas diferente? 

Recuerdo cuando se enganchaba a tu cuello. Recuerdo las tortitas de domingo. Recuerda los viajes, los planes, los descaros tan suyos de los que te enamoraste.

Pero amigo, date cuenta, algo ha cambiado.

Y créeme, lo sé. 

Porque Yo también fui dueño de sus sonrisas. Y la perdí por creerme rey. Por pensar que nunca se iría. No supe ver que lloraba más de lo que reía y que los planes de escapada se habían convertido exactamente en eso, en su necesidad de huir de lo que no la hacia feliz. Pero no supe ver que no era el asfalto, ni los semáforos de la ciudad. Era yo, que no supe darme cuenta de que estaba diferente, de que se estaba yendo cada día un poco más.
A.

Página en Facebook: «>El Club de las Intensas